Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

martes, 18 de julio de 2017

Malinchismo, nacionalismo y corrupción


Malinchismo, nacionalismo y corrupción
Manuel Moncada Fonseca


Presentación


Un concepto refleja regularmente mucho más de lo que puede parecernos. Por ello, no debe caerse en el facilismo de interpretarlo a la ligera. Si refleja algo, ese algo es la realidad, no lo que a secas imaginemos. Si así son las cosas, es perentorio advertir lo profundamente complejo y contradictorio que es esa realidad histórica que se ve, con mayor o menor aproximación, reflejada del modo señalado. De esto no escapa, en lo mínimo, el concepto malinchismo. 

Primero que nada debe resaltarse el sentido peyorativo del concepto indicado, dado que se le utiliza para caracterizar la permeabilidad de determinados sectores sociales de México y del resto de los países de la región latinoamericana y caribeña ante la asimilación de hábitos y costumbres de origen externo. Pero apenas estamos en lo más vago y superficial del malinchismo. 

El término deriva de Malinche, la mujer nativa que acompañó a Hernán Cortés al momento de producirse la invasión de México (1519-1521), al que sirvió de guía e intérprete. Ciertamente, gracias a su ayuda, los españoles pudieron establecer alianzas y pactos en función de lograr el apoyo de otros pueblos contra los mexicas.[1] Su papel fue de tal impacto que su contribución con Cortés produjo que la conquista de la nación azteca “fuera menos cruenta y más rápida y exitosa de lo que hubiera sido sin ella.”[2]

Malinchista, en sentido general, es toda persona que sienta predilección por lo extranjero frente a lo local o nacional. El asunto se bifurca en la sobrevaloración de lo extranjero y el menosprecio por lo propio, dos caras del mismo fenómeno. Incluye igualmente a los individuos que se devalúan a sí mismos ante otros. Es decir aquéllas personas con dificultades para reconocer sus propios méritos.[3] El nombre original de Malinche fue Malina, Malintzin o Malinalli,[4] princesa náhuatl, oriunda del actual estado de Veracruz. 

El personaje del que hablamos le dio un hijo a Cortés, hablaba maya, náhuatl y aprendió a hablar también el español, lo que, sin discusión, facilitó la conquista de Tenochtitlán. Con razón, algunos piensan que no es atinado tomar siempre como traidor al malinchista, por ser muy fuerte y no responder a su verdadera connotación, dibujándolo como un asunto de supervivencia en tiempos de turbulencia política. 

La Malinche respondía, según esta visión, a ese periodo que va de la derrota a la destrucción del imperio de Moctezuma, época en que, siendo una niña, fue vendida como esclava, volviéndose luego intérprete y amante de Cortés. Así las cosas, se vio atrapada entre la civilización mexicana y los españoles,[5] lo que, por sí mismo, resulta al menos dicotómico. 

En un plano semejante, aunque menos probable, también se plantea que la conducta de la Malinche debe explicarse a partir de su amor, respeto o temor hacia Cortés. Se recuerda así que la piel clara y el cabello rubio de algunos conquistadores, como Pedro de Alvarado, al que se le recuerda no sólo por su crueldad sino por dichas características físicas, dio lugar a que a los extranjeros se les viera como dioses a los cuales los nativos esperaban, Tonatiuh, por ejemplo. Sobre esta base, se formula la pregunta, si una mayoría de los nativos pensaba en seres divinos ¿qué podía esperarse de la Malinche frente a Cortés? ¿Desobedecerlo? 

No por ello se soslaya que la actitud malinchista sigue siendo un hecho de mucho arraigo, al grado que se vuelve un fenómeno chocante. Dicho lo anterior, se plantea que no es malo apreciar lo extranjero, pero no es admisible la crítica irracional e incesante a lo nacional calificándolo como defectuoso o inferior. Empero, se deja en el ambiente esta idea imprecisa: “…NO siempre lo extranjero es lo mejor. Es muy fácil criticar y muy difícil cambiar la propia actitud.[6] Así planteado el asunto, pareciera que por lo regular sí resulta tal.


¿Es así de simple estimar a Malina una traidora?

Ahora viene una posición quizá más aterrizada y precisa. 

“Cómo no va a existir un conflicto de identidad tan fuerte entre los mexicanos –leemos-, si desde 1520 se nos ha inculcado que nuestras creencias, costumbres, tradiciones e incluso nuestra espiritualidad estaban equivocadas.” Tras cinco siglos de conquista, aún subsiste esa percepción de lejanía respecto al país del que se procede y en el que se vive. No debe extrañar que se repita, una y otra vez, la historia de lo que ocurrió a Malina. 

“Esta curiosa repetición de lo vivido por la Malinche la reeditamos al no poder identificarnos del todo con los indígenas y al vernos forzados, por sobrevivencia, a identificarnos con los españoles, con los extranjeros.” Y la primera víctima de esta realidad fue, ciertamente ella misma. No casualmente, entre los mexicanos se piensa en esta nativa como traidora a su pueblo. 

A la par, existe una fuerte identificación con la Virgen de Guadalupe, que aunque con sabor indígena, representó al inicio la religión y la cultura de los conquistadores. El fenómeno acusado posee tal fuerza que, al día de hoy, el catolicismo se cuenta entre los más grandes símbolos culturales de México y se ha hecho de esa virgen parte de la cultura mestiza. A todo lo anterior, se le suma el predominio en lo social del modelo globalizado, lo cual desfavorece la resistencia por la permanencia de las fronteras culturales. [7]

Malina, siendo muy niña, perdió a su progenitor. Su madre se casó nuevamente, teniendo un hijo de esta segunda relación matrimonial. Para impedir la sucesión, vendió a su niña a unos mercaderes de esclavos. Y con el fin de disimular el hecho, la familia dio por muerta a Malina. Ésta fue de nuevo vendida, esta vez al cacique maya de Chokan-Patun (Tabasco). Los mayas, aterrorizados por Cortés, entregaron al conquistador 20 esclavas como ofrenda de paz. Una de ellas fue Malintzin que entonces tenía 20 años. Al bautizarla la llamaron Marina. Fue repartida por Cortés entre sus hombres y, luego, al saber éste las habilidades lingüísticas de su esclava la utilizó como su mejor arma. Ella no se limita a traducir, también proporciona información básica sobre la cultura náhuatl, necesaria para vencerla. Incluso, tomaba la iniciativa y pronunció las palabras de arresto de Moctezuma antes que Cortés. Al parecer ella fue la instigadora de la matanza de Cholula. 

En las circunstancias históricas que la rodearon, a ella se le vio como prostituta, hipócrita y traidora, jamás como víctima. Ni siquiera se la consideró símbolo de violación, sino como una nueva Eva que libra de culpa, en este caso, a Cortés. Por lo dicho, ella no podía sino “odiar su pueblo, su historia y su destino.”[8] Lo que no niega que perdonara a su familia.

En verdad no le podía imputar a Marina la responsabilidad total del malestar de los mexicanos, no obstante a ella justo se la acusó de las desgracias de su pueblo. 

Hoy en día, pese a todo, sostiene Marjorie Blanc, Malina está convertida en la encarnación del ser ante todo indígena. Con ello, se la toma nuevamente, como al inicio, como expresión de violación, lo que, durante tres siglos después de su muerte -que coincidieron con el nacimiento del nacionalismo mexicano-, se convirtió en su satanización.[9] Sin embargo, al menos en lo expuesto antes, nada contempla así el asunto. 


El nacionalismo latinoamericano no posee naturaleza negativa como el europeo

No compartimos el criterio según el cual el concepto nacionalismo filosófico es tan irritante como el concepto malinchismo, por más que la intención de tal afirmación sea, al parecer, colocar las cosas desde el plano de una falsa filosofía mexicana.[10] En Europa, el nacionalismo sí adquirió ribetes ciertamente grotescos, toda vez que se volvió algo por completo opuesto a lo extranjero, propiamente, al internacionalismo entre las naciones. Sin embargo, en América Latina y Caribeña, desde la perspectiva de los movimientos populares y su lucha, el nacionalismo ha sido siempre expresión de salvaguarda de la independencia y la autodeterminación de las naciones frente al intervencionismo europeo y estadounidense.[11]

Como plantea Mariátegui, los malinchistas modernos se pronuncian contra lo exótico, pero sólo en la medida en que ello representa una amenaza a sus intereses conservadores. De hecho, estamos frente a una “actitud reaccionaria disfrazada de nacionalismo”. Más aún, la conquista española atentó severamente, por todo el continente americano, contra las culturas autóctonas, en Perú, “frustró la única peruanidad que ha existido”. Sin embargo, ello no es óbice para negar lo extranjero. 

El mismo autor, sostiene: “Tenemos el deber de no ignorar la realidad nacional; pero tenemos también el deber de no ignorar la realidad mundial.” Luego plantea: “Ninguna idea que fructifica, ninguna idea que se aclimata, es una idea exótica.” Concluye de esta forma: “El nacionalismo a ultranza es la única idea efectivamente exótica” por lo mismo tiene poco chance de difundirse en el plano nacional.[12]


Apego a la corrupción foránea, rechazo a la local

El colmo del malinchismo es que se exprese también en la asunción de la corrupción foránea como admisible o de poco impacto. Hablamos de la difusa corrupción de la que se habla por doquier, por lo regular, disociada del sistema al que ha acompañado y seguirá acompañando siempre, el capitalismo.

Corolario de esa mentalidad proclive a lo externo, no pocas personas, en las calles, oficinas, supermercados y en diversos lugares públicos hablan de Nicaragua, por ejemplo, como si formara parte de los peores países del planeta en términos de corrupción, pobreza, etc. Se le coloca en el número 145, contra aquellos países que marcan bajos niveles de corrupción. Sabemos la fuente de semejante dato: Amnistía Internacional, sin duda, una ONG para nada confiable. 

Los que hablan en esos términos son personas que imaginan a los países más enriquecidos como los más moralizados del orbe, sin cuestionarse para nada de dónde procede el colosal caudal de riqueza que poseen, ni porqué desatan guerras que se pretenden justificar con argumentos que no soportan ninguna crítica en verdad seria. 

Conozcamos más respecto a lo que dicha ONG sostiene sin más fundamentos que los financistas de sus acciones desean: “El peor de América Latina sigue siendo Venezuela, que con apenas 17 puntos se ubica 166° sobre 176 a nivel mundial. Apenas mejor están Haití (159°), Nicaragua (145°), Guatemala (136°), Honduras (123°), México (123°) y Paraguay (123°). El de México es un caso preocupante, porque es el que más puntos bajó: 5. Pero también genera interrogantes el retroceso de los dos líderes regionales, Chile (4 puntos) y Uruguay”.

En breve digamos: 

México un país en el que se vive asesinando a estudiantes, mujeres, proliferan las fosas comunes, se teme más al Estado que al narcotráfico, pero aparece con menos corrupción que en aquéllos en que tales flagelos no están presentes del todo, como Cuba Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela; Chile aunque aparece entre los menos corruptos, es el país que registra la peor distribución de la riqueza social de la región,[13] despoja a los mapuches de sus bienes y los persigue, se rige por una constitución diseñada por el golpista Augusto Pinochet; Paraguay y Honduras, países donde gobiernan golpistas aparecen mejor ubicados que los países que básicamente respetan al menos el poder legalmente establecido; Guatemala es un país regido por la violencia extrema y el crimen organizado. Y el colmo, estimar a Haití como país altamente corrompido, sólo demuestra la hipocresía de las fuerzas que, en verdad, rigen sus destinos: los países occidentales encabezados por EEUU, que convierten la “ayuda humanitaria en un negocio rotundo.[14]

Por el contrario, los países menos contaminados por la corrupción se estiman Nueva Zelanda y Dinamarca. “Obtuvieron 90 puntos sobre 100, que sería el nivel mínimo de corrupción que se puede tener. Completan las primeras posiciones del ranking Finlandia (89), Suecia (88), Suiza (86), Noruega (85), Singapur (84), Holanda (83), Canadá (82), y Alemania, Luxemburgo y el Reino Unido (81).”[15]

El mundo occidental, puede constatarse, se cubre sus espaldas ocultando toda la porquería e iniquidad que en verdad rige su existencia. De ahí que Transparencia Internacional presente algo más que un sesgo respecto a la corrupción, atribuyéndosela mucho más a los países empobrecidos que a los enriquecidos.

No vayamos tan lejos en lo que acabamos de mostrar. Baste decir que esa ONG es financiada por la USAID, la NED y el inefable George Soros. De ahí que su informe sea catalogado “como extremadamente parcializado, sesgado, poco válido, totalmente dirigido y mal intencionado ocultando intereses corporativos por detrás. (…) Como cada año nuevamente vuelve a descalificar o descertificar libremente a varios países en Latinoamérica que actualmente lideran el Grupo de CELAC tales como Bolivia, Venezuela y Nicaragua en un claro intento de derruir directamente su imagen internacional.” 

Tampoco resulta fortuito que el informe recomiende como solución el cambio de gobierno en Venezuela, Bolivia y en países similares, así como el de sus estructuras socioeconómicas. 

Veamos el detalle de las fuerzas que financian a Amnistía Internacional: National Endowment for Democracy (NED), Agencia Central de Inteligencia de EEUU – CIA, Agencia de Seguridad de Gran Bretaña – MI6, Crown Agents, Banco Mundial – BM, Fondo Monetario Internacional – FMI, Fundación Ford, Fundacion – Carnegie Endowment for International Peace, Agencia de Cooperación de EEUU – USAID, Agencia canadiense Para el Desarrollo Internacional, Organización Mundial del Comercio (OMC), American Enterprise Institute, Inteligencia Militar de EEUU, Cámara de Comercio de Estados Unidos, BNP (Banco Nacional de París), Fundación Saint-Simón, Fundación Soros, Transnacional petrolera Multinacional –BP., Transnacional petrolera Amoco, Transnacional petrolera Exxon, Transnacional petrolera Rio Tinto, Transnacional petrolera Shell, Transnacional petrolera Chevron. [16]

La expresión más descompuesta de malinchismo actual en América Latina y el Caribe es, sin duda, un personaje de la OEA, en quien la traición es indudable, solo que, en este caso, el asunto se destina contra toda Nuestramérica, a la que desea arrastrar de cualquier manera a la condición de vasalla incondicional de EEUU. El centro de sus ataques es Venezuela, a la que pretende imponerle la “Carta Democrática”, eufemismo que esconde la luz verde para agredir militarmente a la nación a la que caiga en suerte ser víctima de instrumento semejante.


Notas



[3] Sociedad Psicoanalítica de México. ¿Eres malinchista? http://www.salud180.com/salud-dia-dia/eres-malinchista
[4] ACADEMIA MEXICANA DE LA LENGUA. Malinchismo y malinchista. ¿Cuál es el origen de malinchismo y malinchista? http://www.academia.org.mx/espin/Detalle?id=299
[5] Choyotitos. Qué es ser malinchista. https://coyotitos.com/que-es-ser-malinchista/
[6] El Mentor Lingüístico.  ¿Qué quiere decir MALINCHISMO? https://mentorlinguistico.wordpress.com/2014/02/27/que-quiere-decir-malinchismo/
[7] AltoNivel. ¿Los mexicanos somos malinchistas? http://www.altonivel.com.mx/38089-los-mexicanos-somos-malinchistas/
[8] Jordi Corominas Escudé. ¿Malinche, Marina o Malintzin? La tragedia de la identidad latinoamericana. https://sites.google.com/site/corominasescude/Home/escrits-i-publicacions/presentacion/-malinche-marina-o-malintzin-
[9] Marjorie Blanc. La Malinche, el personaje ausente siempre presente. http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2009/12/24/puebla/cont16.php
[10] Malinchismo Filosófico y Pensamiento Mexicano. www.filosoficas.unam.mx/~tomasini/ENSAYOS/Malinchismo.pdf
[11] Emir Sader hace estos planteos: “Como uno de sus componentes (…), el nacionalismo fue clasificado como una ideología de derecha, por su modalidad chovinista en Europa. La responsabilidad atribuida a los nacionalismos en las dos guerras mundiales ha consolidado esa clasificación. / “En (…) América Latina, esa clasificación aparecía como esquemática, mecánica. La inadecuación de ese esquema se fue volviendo cada vez más clara, conforme surgían fuerzas y liderazgos nacionalistas. / “Ocurre que en Europa la ideología de la burguesía ascendente fue el liberalismo (…). El nacionalismo se ubicó a la derecha del espectro político e ideológico, exaltando los valores nacionales de cada país en oposición a los de otros países (…). / “Mientras que en la periferia del capitalismo el nacionalismo y el liberalismo tienen rasgos distintos, hasta opuestos a los que tienen en Europa. El liberalismo fue la ideología de los sectores primario exportadores, que vivían del libre comercio, expresando los intereses de las oligarquías tradicionales, del conjunto de la derecha. El nacionalismo, al contrario de Europa, siempre tuvo un componente antimperialista.” Emir Sader. El neocolonialismo intelectual. http://www.jornada.unam.mx/2015/04/12/opinion/018a1mun
[12] José Carlos Mariátegui. Peruanicemos al Perú. Empresa Editora Amauta S.A. Cuarta Edición. Lima 1978. pp. 25-29.
[13] Marcelo Justo. BBC Mundo. ¿Cuáles son los 6 países más desiguales de América Latina? http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/03/160308_america_latina_economia_desigualdad_ab
[15] Darío Mizrahi. El ranking de los países más y menos corruptos del mundo.  http://www.infobae.com/america/mundo/2017/01/25/el-ranking-de-los-paises-mas-y-menos-corruptos-del-mundo/
[16]   Fabriz’zio Txavarría V.    AGPROG.  TRANSPARENCIA INTERNACIONAL LA ONG SIN TRANSPARENCIA. https://progresismohumano.wordpress.com/2017/01/27/transparencia-internacional-la-ong-sin-transparencia/

martes, 27 de junio de 2017

DESDE TODO ÁNGULO, CREER EN LOS SIONISTAS ISRAELÍS ES INJUSTIFICABLE Y ABSURDO

Dos caras de la misma moneda como “muestra de los estrechos lazos entre el sionismo y el nazismo”.

DESDE TODO ÁNGULO, CREER EN LOS SIONISTAS ISRAELÍS ES INJUSTIFICABLE Y ABSURDO
Manuel Moncada Fonseca



Israel un Estado Sionista comparable con el Estado Nazi 

Israel, hoy por hoy, es un estado sionista, que tiene su par inmediato en el nazismo hitleriano. Si alguien piensa que estamos hablando de un país sacrosanto está terriblemente equivocado. Israel, como la Alemania nazi, se formó con la venia del Mundo Occidental, con el propósito de mantener el dominio sobre un territorio que luchó siempre por su independencia: Palestina, cuyos habitantes eran dueños casi totales del territorio que hoy Israel mantiene bajo su férula maligna. 

Las semejanzas entre el Sionismo y el Nazismo no se sostienen de modo gratuito, sino sobre la base de hechos históricos que lo confirman. 

Einstein y un grupo de intelectuales judíos enviaron al editor del The New York Times una carta en la que en parte expresaban lo que sigue: “Entre los fenómenos políticos más inquietantes de nuestra época está la emergencia en el recién creado estado de Israel del Partido Libertad (Tnuat Haherut), un partido político muy parecido en su organización, métodos, filosofía política y perfil social a los partidos nazis y fascistas. Se ha formado a partir de los militantes y seguidores del Irgun Zvai Leumi, una organización terrorista, derechista y chovinista de Palestina.” [1]

Por si fuera poco, desde que, en 1933, Hitler asume el poder en Alemania, el Nacional Socialismo, lejos de la pretendida enemistad con el Sionismo,  apoyó a éste de forma significativa, particularmente en lo atinente al proyecto de emigración judía a Palestina. Ambas fuerzas, desde planos ultranacionalistas y en el de su identificación étnico/identitaria, vieron reafirmadas sus afinidades. Y, desde luego, el sionismo logró progresar de modo importante durante el nazismo. Una publicación como el “Jüdische Rundschau”, perteneciente a la Federación Sionista en Alemania, logró incrementar sus ventas y celebrar, en 1936, en Berlín, la Convención Sionista.

Leopold von Mildenstein, oficial de las SS y Kurt Tuchler, miembro de la Federación Sionista alemana, durante seis meses, recorrieron juntos Palestina, a fin de constatar el grado de desarrollo y expansión de los asentamientos judíos justo en territorio palestino. Sobre esta experiencia, a fines de 1934, von Mildenstein publicó una serie de doce artículos para el diario berlinés Der Angriff, en el cual expresó su admiración por los grandes avances de los colonos sionistas en la tierra usurpada ya acusada. El mismo diario, emitió una medalla que conmemoraba la visita referida, exhibiendo la Swastika en una cara, y la estrella de David, en la otra.[2]

Los sionistas, amparados por el imperio y, como hemos visto, hasta por la Alemania nazi, simplemente expulsaron de sus tierras al pueblo palestino para poblarlas ellos, sin que ningún basamento bíblico o histórico justificara o justifique hoy semejante despojo. 

Si lo anterior debe estimarse una abominación, el hecho que haya gente que crea en los cuentos de los usurpadores del actual Israel, bajo el supuesto de que estamos ante el pueblo escogido por Dios, nos parece en grado sumo deplorable. 

¿EEUU un país excepcional?


Israel y sus padrinos occidentales han tenido siempre la misma manía, la de creerse excepcionales, pretexto canalla para desatar las más atroces acciones criminales y de rapiña que la historia humana registra. 

Diversos presidentes de EEUU han blandido la idea de la excepcionalidad de este país. 

Sergio Rodríguez Gelfenstein anota al respecto que la “religión estadounidense consiste en cumplir una misión”, que según los estadunidenses se basa en “hacer posible un mundo mejor”, de lo cual deriva la idea que sostiene que “para los ciudadanos de ese país la nación vino a sustituir el papel que juega la religión. La nación es una religión en sí misma. Dicho de otra manera, mientras para la mayoría de los habitantes del planeta, la nacionalidad está vinculada a una historia común, cultura y costumbres similares, para los estadounidenses es una cuestión ideológica-religiosa.” [3]

Por su parte, Serguéi Kisliak embajador de Rusia en EEUU, anotaba en febrero de 2015 lo que sigue: “Para nosotros existe un gran problema… la idea de EEUU de que es una ciudad luminosa sobre un monte”, lo cual hace alusión a una frase bíblica, “vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder” (Mateo 5:14), frase que ha sido mencionada por varios presidentes estadunidenses, entre otros John Kennedy y Ronald Reagan.” [4]

No está de más recordar que en la guerra imperial que EEUU le impuso a México entre 1846-1848, la nación azteca perdió unos dos millones 400 mil Km2. [5] Su superficie actual es de, aproximadamente, 2 millones de Km2. [6] Buen ejemplo, como puede verse, para sus pupilos sionistas.

Declaraciones de un genocida inglés declarado 

Winston Churchill que se basaba en la pretendida superioridad racial de los blancos sobre las otras “razas”, provocó una hambruna genocida sobre Bengala, India, y fue capaz de bañarse “en champán mientras cuatro millones de hombres, mujeres y niños morían de hambre en Bengala.” En la misma tónica declaraba estar por completo “a favor del uso de gas venenoso contra las tribus incivilizadas… se extendería un verdadero terror“. (Churchill sobre el uso de gas en Oriente Medio y la India). [7]

Ya sabemos que este mismo personaje fue el primero entre los occidentales en vender la idea de reunir a los judíos no semitas en Palestina...

Genocidas y usurpadores sionistas 

En lo que atañe a los líderes sionistas mostraremos el pensamiento de algunos de ellos.


Moshe Dayan: “Las villas judías fueron construidas sobre villas árabes. Ni siquiera se conocen los nombres de estas villas árabes porque no existen aquellos libros de Geografía. No solo no existen aquellos libros, sino que tampoco las propias villas existen. Nahlal está en el lugar de Mahlul; Kibbutz Gvat en el lugar de Jibta; Kibbutz Sarid en el lugar de Huneifis; y Kefar Yehushua en el lugar de Tal al-Shuman. No hay un solo lugar construido en este país que no haya sido antes una población árabe.”


Golda Meir: “No existe el Pueblo Palestino… No es como si hubiéramos venido y les echásemos para quedarnos su país. No existían.” “¿Cómo vamos a devolver los territorios ocupados? No hay a quien devolvérselos.”


Menachem Begin: “[Los Palestinos] son bestias que caminan sobre dos patas.”


Yitzhak (Isaac) Shamir: “Los antiguos líderes de nuestro Movimiento nos dejaron un mensaje: mantener Eretz Israel desde el Mar hasta el Río Jordán para las generaciones futuras, para la mass aliya [la inmigración judía], y para el pueblo judío, todos los que se reunirán en este país.” “El asentamiento en la Tierra de Israel es la esencia del Sionismo. Sin el asentamiento, no cumpliríamos con el Sionismo. Es así de simple.”


Benjamin Netanyahu: “Israel debería haber explotado la represión de las manifestaciones en China, cuando la atención mundial estaba centrada en ese país, para llevar a cabo la expulsión masiva de los árabes de los Territorios.” 


Ariel Sharon: “Es el deber de los líderes israelíes explicar a la opinión pública, claramente y con coraje, una serie de hechos que se olvidan con el tiempo. El primero es que no existen el sionismo, la colonización o el estado judío, sin el desahucio de los árabes y la expropiación de sus tierras”. “Todo el mundo tiene que moverse, correr y tomar tantas colinas [palestinas] como puedan, para ampliar los asentamientos [judíos], porque todo lo que tomemos ahora lo mantendremos como nuestro... Lo que no tomemos será suyo.” [8]

No podemos dejar de soslayo que Israel jamás ha cumplido con ninguna resolución de la ONU en su contra, contando como siempre con el apoyo de EEUU para actuar a mansalva y fuera de toda legalidad.  [9]

Desde cualquier ángulo que se le contemple, creer en los sionistas y sus padrinos occidentales, es por completo injustificable y absurdo. 



[1] Carta de Albert Einstein y otros intelectuales judíos advirtiendo del peligro del sionismo fascista en Israel. http://informacionaldesnudo.com/carta-de-albert-einstein-y-otros-intelectuales-judios-advirtiendo-del-peligro-del-sionismo-fascista-en-israel/
[2] Alberto García Watson. Sionismo, el verdadero aliado de Hitler. http://www.hispantv.com/noticias/opinion/72725/sionismo-netanyahu-hitler-holocausto-palestina
[3] Sergio Rodríguez Gelfenstein.  “Estados Unidos, ¿una nación excepcional? https://mundo.sputniknews.com/blogueros/201601231056012048-eeuu-nacion-excepcional/
[4] “La “excepcionalidad” de EEUU perjudica relaciones con otros países, dice embajador ruso”. https://mundo.sputniknews.com/america_del_norte/201502181034511089/
[8] El discurso sionista a través de algunas citas históricas. Fragmentos sobre la barbarie de Israel. http://blogdelviejotopo.blogspot.com.es/2014/07/el-discurso-sionista-traves-de-algunas_9931.html
[9] ¿Qué dice la ONU a esto?: 26 resoluciones que ha incumplido Israel. http://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=12614


domingo, 18 de junio de 2017

SIONISMO Y OCCIDENTE INVENTARON UNA NACIÓN, UN TERRITORIO Y UN HOLOCAUSTO SINGULAR

Dirigido contra Palestina y el mundo

SIONISMO Y OCCIDENTE INVENTARON UNA NACIÓN, UN TERRITORIO Y UN HOLOCAUSTO SINGULAR 
Manuel Moncada Fonseca

La industria del holocausto

Antes que nada, mostraremos una relación más o menos aproximada de las víctimas de la Segunda Guerra Mundial, con lo que deseamos dejar sentado que el holocausto no es ni por cerca una tragedia sólo judía, sino mundial, siendo sus mayores víctimas la Unión Soviética con unos 27.000.000; China, 15.000.000; Alemania, 9.800.000; Polonia, 5.600.000; Judíos, unos 5.000.000; Indonesia, 4.000.000; Japón, 3.500.000; Yugoslavia, 1.700.000; India, 1.580.000; Indochina, 1.000.000. Y siguen luego los países con menos de un millón de muertos, entre otros, EEUU, unos 500.000.[1] Estas cantidades pueden variar según las fuentes. No obstante, las concernientes a los judíos tienen muchos cuestionamientos desde variados ángulos.

En 2006, el canal de televisión libanés New Tv, dio a conocer una entrevista al escritor estadunidense Norman Finkelstein, autor del libro La Industria del Holocausto. Lo escribió, principalmente, porque pensó “que el Holocausto nazi estaba siendo explotado por Israel y sus partidarios en los Estados Unidos en contra de los palestinos y […] de los principios básicos de justicia. Es decir, el Holocausto nazi estaba siendo usado como arma política para silenciar la crítica de las políticas israelíes en los territorios ocupados.” En lo personal, señala, “mis padres pasaron por el Holocausto nazi. Todos en sus familias fueron exterminados durante la guerra, y sentí que era importante representar con precisión lo que les sucedió durante el Holocausto nazi”. 

Anota que su libro gira en lo principal, en torno al “mal uso o la explotación del Holocausto nazi con propósitos políticos.” Y las denuncias esenciales que hace se refieren a “esta noción de singularidad del Holocausto - es decir, ningún grupo de gente en la historia de la humanidad ha sufrido de la manera en que han sufrido los judíos”, lo cual a su entender “no tiene ninguna base en el hecho histórico y es una doctrina inmoral, ya que cataloga el sufrimiento humano, diciendo que algún tipo de sufrimiento es bueno y algún tipo de sufrimiento es peor. El propósito principal de esta denuncia de singularidad del Holocausto es inmunizar a Israel, proteger a Israel, de la crítica”. 

Finkelstein acusa una contradicción insalvable: “Ha habido una exagerada inflación del número de sobrevivientes del Holocausto nazi…”, pese a que los historiadores han mostrado que el exterminio de los mismos por Hitler “fue muy eficaz”, como si ello fuese lo propio de “una fábrica, una línea de ensamblaje. Los judíos fueron procesados para ser asesinados.” Y acierta al plantear: “Cuando uno tiene tal sistema eficaz no puede haber muchos sobrevivientes. De hecho, los mejores estimados muestran que en mayo de 1945, […] aproximadamente 100,000 judíos habían sobrevivido a los campos de la muerte, a los ghettos, y a los campos de trabajo. Si 100,000 judíos sobrevivieron a los campos y a los ghettos en 1945, entonces 60 años después - es decir, aproximadamente por esta fecha - no pueden haber más de unos mil sobrevivientes todavía vivos”. 

Y explica en qué radica la razón de semejante alteración de las cifras: “… la industria del Holocausto quiso chantajear a Europa para conseguir compensación en moneda. Y para chantajear a Europa dijeron que habían centenares de miles de víctimas necesitadas del Holocausto que todavía estaban vivas, y comenzaron a inflar el número de sobrevivientes para chantajear a Europa”. 

"Yo no creo que el Holocausto nazi es único, y no creo que el sufrimiento de los judíos es único. Pienso que no existe ninguna base en el argumento histórico para la singularidad del Holocausto nazi.” Y aunque que tenga rasgos propios, eso no significa que el Holocausto nazi pertenezca “a una categoría separada, aparte de todos los otros sufrimientos en la historia de la humanidad.” Y traza el aspecto toral del tema señalando que moralmente “es simplemente una abominación el calificar el sufrimiento, y decir que un pueblo ha sufrido más que otro. ¿Cómo puede usted decir que es más doloroso morir en una cámara de gas que morir cuándo su carne es incinerada por napalm? ¿Quién decide qué sufrimiento es más doloroso?...”. 

Luego la arremete contra la hipocresía de su país: “Y hay algo equivocado cuando los Estados Unidos tienen un museo consagrado a lo que Alemania le hizo a los judíos, pero no tienen un museo consagrado a lo que [Norte] América le hizo a su población nativa - la expulsión y exterminio de los [norte] americanos nativos. No tiene un museo consagrado a lo que se le hizo a los africanos traídos aquí como esclavos, aun así tienen un museo acerca de lo que sucedió en Europa. ¿Qué pensarían los [norte] americanos si Alemania, en su capital, fuese a crear un museo que conmemorara la esclavitud en los Estados Unidos, conmemorara el exterminio de los [norte] americanos de origen, pero ningún museo consagrado al Holocausto nazi? Por supuesto, los [norte] americanos dirían que eso es pura hipocresía. Bien, nosotros ahora somos culpables de la misma hipocresía”. [2]

En la misma línea, James Petras señala que muchos teóricos se han afanado en explicar el o los holocaustos centrándose, de forma casi exclusiva, en el exterminio de muchas comunidades judías en Europa occidental, central y oriental por parte de la Alemania nazi. Lo que, para él, desde un plano metodológico resulta un enfoque empíricamente infuncional, puesto que no abona a la explicación de “holocaustos anteriores, coetáneos o posteriores perpetrados contra otras víctimas de Europa, Asia y América Latina.” Los más empeñados en hablar de la “singularidad” de las víctimas judías del nazismo, han sido los académicos judíos. Y actuando así, no sólo soslayan los datos históricos, sino que, amén de justificar considerables compensaciones monetarias, dan su venia a la expansión colonial en Palestina y diversos lugares de Oriente Medio. Y lo peor, lo hacen haciendo uso de técnicas nazis...[3]

Siempre se ha dicho que los nazis exterminaron a 6 millones de judíos. Sin embargo, en Auschwitz una placa indicaba que los judíos muertos fueron 4 millones; en 1991, los historiadores del holocausto redujeron esa cifra a 1,5 millones, cambiando las cifras anteriores. Significa que 2,5 millones no murieron, pero antes de 1991 se les daba por muertos. Entonces, hubo un total de 3,5 millones y no de 6 millones. [4] En sentido semejante se expresa Robert Faurisson. [5]

Sin embargo, la cuestión judeo-palestina debe examinarse más allá del drama judío en Europa, para verlo más de cara al infierno que viven hoy en día los palestinos. Para dilucidar el planteo que estamos haciendo, sigamos las repuestas que diera Mahmoud Ahmadinejad, expresidente iraní, a un reportero de la NBC, en entrevista televisada en el 2006. En ella deja en claro porqué el holocausto judío es un mito. 

Hace ver, uno, que las víctimas mortales de la segunda guerra mundial ascienden a 60 millones de personas que, por tanto, no tiene nada de especial un grupo específico de ellas, sobre todo considerando que apenas 2 millones de esas víctimas eran militares, contra 58 millones de civiles, que no murieron por la guerra. Dos, cuestiona el por qué se persigue a los que desean investigar el holocausto, cuando en verdad siempre se están revisando los hechos incluso antiguos, lo cual acusa temor de parte de los sionistas de que, con todas sus aristas, la verdad salga a flote. Tres, si el holocausto se produjo en Europa qué tienen que ver con ello los palestinos. Es claro que éstos no son para nada responsables de lo acaecido contra los judíos en Europa. Y aunque éstos tengan derecho a habitar un territorio, no debe ser usurpando uno ajeno que pertenece a los palestinos y desplazando a 5 millones de los mismos. En consecuencia, el problema de hoy no tiene que ver con lo ocurrido hace setenta años, sino con lo que ocurre en la actualidad con los palestinos, [6] y sigue ocurriendo en el 2017. 

¿Cuántos israelíes mató el nacismo? 

La pregunta no es del todo banal, dado que cada vez que se menciona a los judíos, los israelitas actuales brillan por su ausencia. El asunto, a nuestro entender, tiene que ver con el hecho que los judíos muertos durante el holocausto general de la Segunda Guerra Mundial eran, en su absoluta mayoría, habitantes de distintos países de Europa, tales como Rusia, Polonia y Alemania. No eran israelís, sino judíos. Pretender confundir a unos con otros, por más que se insista en ello, no tiene caso, porque de hecho no están, ni han estado vinculados entre sí. 

Recordemos que los judíos de Rusia, Polonia y Alemania no eran semitas, como los palestinos y los antiguos israelitas; eran judíos asjenazis quienes provenían del imperio kazar, vueltos al judaísmo por disposición del emperador, sin vínculos históricos reales con los judíos sefardíes que derivan de una historia compartida con los palestinos, siendo unos y otros semitas. [7]

En este sentido, conviene conocer la versión de un prosionista, al anotar que en los años 20 del siglo XX, “El territorio que aún quedaba del Mandato Palestino original -la zona entre el río Jordán y el mar Mediterráneo- estaba habitado tanto por palestinos como por judíos.” [8] El mandato palestino original del que habla es ese que impuso Occidente a la Palestina Histórica; y la referencia a lo que aún quedaba de ella -dicho como que era casi nada- hace alusión a lo que se le había arrebatado hasta entonces, asunto por demás impreciso. Hasta en 1948 Israel pudo arrebatarles a los palestinos el 77% de su territorio.

Y aunque Israel haya sido creado ese año, ya existía desde antes de la Segunda Guerra Mundial y ya había hecho estragos en la población palestina. En tal sentido, el silencio existente alrededor de la pregunta con la que iniciamos este apartado es elocuente porque, a nuestro parecer, evidencia que muertos propiamente del Israel sionista no hubo. Sí los hubo en Europa porque, junto con otros pobladores de la misma, fueron víctimas de los ocupantes nazis. Israel no fue ocupado. 

Se presta, así, a total confusión hablar de judíos europeos como si de israelitas se tratara. No en vano, cuando se busca información sobre Israel durante la Segunda Guerra mundial, las fuentes se limitan a señalar, por enésima vez, a los judíos muertos en Europa. Hay en esto una confusión deliberadamente creada.

Veamos un ejemplo: “Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), los nazis destruyeron sistemáticamente las comunidades judías de Europa, asesinando a unos seis millones de judíos (…). / A medida que los alemanes se expandían por Europa los judíos eran salvajemente perseguidos, […] la mayoría fue asesinada masivamente, a tiros o en cámaras de gas. Pocos escaparon: unos huyeron a otros países, otros pocos se unieron a los partisanos y otros fueron escondidos por gentiles, a riesgo de sus propias vidas.”[9] Empero, estos judíos europeos, insistimos, no tenían nada en común con el Israel original, con lo que no buscamos descalificarlos, sino constatar una verdad histórica. 

Pero nuestra pregunta sobre lo que ocurrió en los años de la guerra en el Israel sionista queda por completo sin repuesta. Denota que Israel era ya un baluarte tanto del nacismo, como de Occidente. Y sobre todo, porque el territorio de los palestinos seguía reservado a judíos sionistas procedentes de distintas partes del mundo, para reunir a una nación que nunca existió antes, sino hasta usurparles su territorio, precisamente, a los habitantes de Palestina. 

No en vano, Albert Einstein llamó a los sionistas hipócritas y criminales. En efecto, en 1948, el formulador de la teoría de la relatividad envió una carta a Shepard Rifkin, líder sionista de EEUU. En ella decía: "Estimado señor, / Cuando una catástrofe real y final caiga sobre nosotros en Palestina, el principal responsable por ésta será Gran Bretaña, y el segundo responsable serán las organizaciones terroristas nacidas desde nuestras propias filas. / No me gustaría ver a alguien asociado con esa gente criminal y engañadora.” La carta fue en repuesta a sionistas que deseaban contar con su apoyo. [10]


El fraudulento y mítico “Diario de Anne Frank”

A propósito de la mendacidad que caracteriza al sionismo, conviene referirse al Diario de Anne Frank. Ella es, sobre todo, la más celebrada víctima del holocausto judío. Se le da más importancia que a los juicios o procesos de Núremberg, afirmaba Simon Wiesenthal, en The Washington Post, del 1 de Abril de 1979. Y el culto casi religioso a su persona es promovido por la mayoría de los medios de difusión occidentales y organizaciones de influencia. El impacto de su diario entre los niños de colegio, adolescentes y estudiantes ha sido inmenso, señalaba el medio británico mensual History Today, en su edición de marzo de 1995. En los años cincuenta, en Alemania se desarrolló una suerte de culto a Anne Frank, análogo a los movimientos que inspiraron Santa Teresa y Santa Bernadette. No obstante, el caso en cuestión no difiere del de muchos otros judíos que se vieron afectados por una política antisemita practicada durante la guerra por las potencias del Eje Berlín-Roma-Tokio. [11]

Los judíos soviéticos en el Ejército Rojo

Aunque la estimamos falsa, reproducimos parte de una versión que involucra a la ex URSS en el holocausto judío, proviene de Russia Beyond de junio de 2013 (tomada a su vez de RIA Novosti) y reza: 

“Al pensar en películas sobre el Holocausto, a la gente se le vendrá a la cabeza inmediatamente La lista de Schindler o La vida es bella, pero en realidad, casi la mitad de las víctimas del Holocausto, unos tres millones de personas, fueron asesinadas en los territorios de la Unión Soviética, y esto no forma parte en ningún modo del imaginario público. Simplemente, está fuera de nuestra visión... la gente no piensa en lo que sucedió en la URSS”. [12] Acá estamos, pues, ante una acusación contra el estado soviético, no contra la Alemania nazi. 

No obstante, del mismo medio, sólo que de abril de 2015, leemos una versión a la que brindamos nuestro crédito. Directamente en las filas del Ejército Rojo o como partisanos, lucharon más de medio millón de judíos soviéticos. De esta cantidad, murieron más de 200.000 en el campo de batalla. En el holocausto provocado por la guerra en su conjunto, cayeron entre 2 y 2,5 millones, cantidad equivalente a la población judía existente antes de esa conflagración. Decenas de miles de judíos que lucharon en las filas del Ejército Rojo recibieron condecoraciones de la URSS. Los que en Occidente son percibidos como víctimas del holocausto, en verdad fueron soldados que lucharon contra los nazis, defendiéndose y vengando a sus familiares. Las fuerzas armadas soviéticas eran el único lugar en el que los judíos podían resistir activa y masivamente al nazismo. En la URSS, no se discutió ampliamente este tema. Pero hubo una razón de mucho peso: 

“Como todas las nacionalidades eran consideradas iguales en el Estado soviético, no se consideraba patriótico enfatizar en el sufrimiento de los judíos durante la guerra. “En lugares en los que hubo asesinatos en masa de judíos, había señales que conmemoraban la muerte de ciudadanos soviéticos asesinados por los nazis, incluso cuando los mataron simplemente porque eran judíos””. [13]

Aunque para muchos pueda ser sorprendente o increíble, lo cierto es que Stalin, el 6 de noviembre de 1941, declaró: “Los hitlerianos realizan pogromos medievales contra los judíos tan fácilmente como el régimen zarista. El partido hitleriano es un partido de la reacción medieval y de pogromos antisemitas”. Más aun, contra quienes pretenden embarrarlo en crímenes contra los judíos, es oportuno enterarse que entre los colaboradores cercanos de Stalin había cuatro ministros judíos (Lazar Kaganovitch, Boris Vannikov, Semion Guinzburg e Isaac Zaltsmann), quienes se encargaban del control del transporte ferroviario, de las municiones, de organizar el ejército y la producción de tanques de guerra. [14]

Sin discusión, judíos exterminados por el nazismo hubo muchos. Sin embargo, ni siquiera en Auschwitz las víctimas fueron exclusivamente judías: “El aviso cambiado en 1992 no aclara que en Auschwitz, si bien la mayoría de víctimas eran judías, también murieron allí miles de comunistas, patriotas de la resistencia, gitanos, homosexuales, etc.” [15] Vladímir Putin, presidente ruso, recuerda que el Ejército Rojo salvó del exterminio no sólo a judíos sino también a europeos. [16]

Lejos de cualquier suposición contra la URSS, involucrándola en alianzas con Hitler contra los judíos, debe saberse que, por el contrario, el Führer sí se alió en verdad con los líderes sionistas, firmando un pacto millonario conveniente para ambas partes. Empero, lo que en verdad le interesaba a la cúpula del nazismo era exterminar a la mayor cantidad posible de judíos. [17]

Por si fuera poco, Occidente apoyó sin vacilaciones a Hitler. 


“- Chase Bank: JD Rockefeller es uno de los accionistas del Chase que invirtió en los experimentos de los nazis antes de la segunda guerra mundial. Este y otros bancos ayudaban a los nazis a recaudar más de 20 millones de dólares para sus experimentos, y por supuesto, la institución financiera también cobraba su parte. Congelaban las cuentas de los judíos en diversos países, dinero que posteriormente usarían los alemanes. / “- Ford: Esta compañía produjo un tercio de los camiones que usó el ejército alemán en la segunda guerra mundial.... ” [18]

En efecto, Occidente flirteó siempre con los que iniciaron el conflicto bélico, al grado que cuando Hitler invade Polonia en 1939, respondiendo a un pacto firmado con ésta en función de la defensa mutua, se vio obligado a declararle la guerra a Alemania, pero sin pasar de ahí. Lo que se pudo evidenciar fue una “Guerra Extraña”. Se quiere significar que la declaración de guerra se redujo a un hecho formal, dado que contra las fuerzas nazis, en ese momento, no se disparó del todo. El panorama cambió al momento en que Francia fue ocupada por las fuerzas hitlerianas, en mayo de 1940, entonces sí hubo disparos. Sin embargo, Occidente seguía esperando que Hitler la arremetiera contra la URSS, bajo el cálculo que, de esa forma, ésta y Alemania se desgastaran y destruyeran entre sí para, sobre sus territorios, realizar su sueño de gobernar el mundo sin que hubieran rivales tan poderosos. [19] No debe obviarse que el segundo frente contra la Alemania Hitleriana se abrió hasta en junio de 1944, en la playa francesa de Normandía. [20]

El presente israelí

En 1976 y 1982, Israel invadió Líbano, matando a más de 20,000 libaneses y palestinos; en 1982, destruyó un reactor nuclear de Irak; en 1991 y 2003, apoyó a EEUU en las guerras contra Irak. Sus agentes han entrenado a torturadores de Guatemala, Sudáfrica y de muchos países más; vende armas a gobiernos reaccionarios y criminales de todo el mundo, guardándole así las espaldas a Occidente. Así como suena, Israel le guarda las espaldas a EEUU, Reino Unido y a otros países de Occidente. 

De no ser por la ayuda estadounidense, Israel no existiría. Por décadas, anualmente, ha recibido de $2 a $3 mil millones de ayuda, lo que le ha hecho posible poseer uno de los ejércitos más poderosos del orbe. El libro Deadly Arsenals estima que Israel posee 100 misiles de corto y medio alcance con capacidad nuclear. De igual forma, tiene en su haber armas nucleares que pueden soltarse desde aviones o lanzarse desde barcos. [21]

Israel y el mal llamado Estado islámico 

Por más que la BBC trate de dorar la píldora aduciendo que es un asunto de distancia, el caso es que el Estado Islámico e Israel no se atacan entre sí. [22] Tampoco son creíbles las otras razones que expone el mismo medio, reproducidas por RIA Novosti, toda vez que señala que fuerzas del Estado Islámico de “hecho, se acercaron a la frontera de Israel para protegerse de los ataques del Gobierno sirio porque Asad fue muy cuidadoso en su ataque por temor a que salpicara a Israel y eso pudiera desestabilizar las cosas”. Y menos que sea admisible que a Israel no le interesa la guerra contra Siria. [23]


Al Assad, presidente legítimo de Siria, corrobora la participación del estado judío en la guerra mercenaria contra su país. “Al respecto, explica que se trata de una guerra que tiene una nueva forma en la que el régimen de Tel Aviv utiliza nuevos instrumentos”, expresa en alusión a los terroristas. Para él, “los países que apoyan a los terroristas hacen todo lo posible para protegerlos ya que su fracaso significaría la caída política de las autoridades de estos países patrocinadores de grupos extremistas.” [24]


Ríos Mont y su “suave” arribo al poder con ayuda israelí 

Uno de los datos recientes respecto a la naturaleza intervencionista de Israel acusa que este engendro occidental brindó entrenamiento militar a las tropas del dictador guatemalteco Ríos Montt, hecho confirmado por este general evangélico a un reportero de ABC News, a quien confió que se hizo del poder muy suavemente gracias, justo, a que muchos soldados de su país recibieron entrenamiento de Israel. Del apoyo acusado, éste obtuvo jugosísimos beneficios económicos que, en ese entonces, disponía de unos 300 asesores militares en Guatemala. 

Según el libro “Dangerous Liaison”, de Andrew y Leslie Cockburn, el teniente coronel Amatzia Shuali dijo: “No me importa lo que hagan los gentiles con las armas. Lo principal es que los judíos se beneficiarán”. / “Israel vio la oportunidad de sacar dinero de aquella guerra cuando el gobierno de Jimmy Carter en EEUU restringió la ayuda militar a Guatemala después de que hubo un clamor de críticas internacionales por las violaciones a gran escala de los derechos humanos por parte del régimen del evangelista Ríos Montt.” 

Más aun, Yaakov Meridor, para esa época ministro de Economía de Israel, expresó: “Vamos a decir a los estadounidenses: no compitan con nosotros en Taiwán; no compitan con nosotros en Sudáfrica (durante el régimen del apartheid); no compitan con nosotros en el Caribe o en otros lugares donde no se pueden vender armas directamente. Vamos a hacerlo nosotros”. [25]

Israel gendarme occidental en Medio Oriente

La influencia de la historia oficial, los medios de Occidente y las conexiones del sionismo, se han afanado por presentar a Israel como un régimen democrático en Medio Oriente. Se busca así diferenciarlo de la región, de los gobiernos árabes y del entorno musulmán, para hacerlo pasar como un escudo que protege a la cultura occidental, particularmente a aquellos países como Gran Bretaña, a principios del siglo XX; la Alemania nazi, en los años 30 de ese siglo, mediante los Acuerdos de Haavara; y al final de la segunda guerra mundial, EEUU, ofreciéndole aval, apoyo y financiamiento transformándolo en el gendarme occidental en Medio Oriente. 

De esta suerte, con apoyo de Occidente, Israel pudo, amén de ocupar cada vez mayores territorios palestinos, desatarse en guerra contra los países árabes y expandirse territorialmente en Egipto, Jordania y Siria. Tal ha sido la política sionista orientada a destruir toda identidad árabe en los planos económico, político y social. Y con el pretexto del supuesto peligro que representaba el mundo árabe para Europa, al sionismo se le dio luz verde para ejecutar limpieza étnica en aquél, haciendo uso incluso de los métodos del nacismo en contra de los judíos. [26]

A lo anterior habría que agregarle la posición por completo inconsecuente de gobernantes árabes como los egipcios que nunca han librado una guerra contra Israel que no sea en provecho propio, casi nunca en pro de los palestinos. Ello no significa que millones de egipcios, civiles y soldados no apoyen, o no estén dispuestos, a brindar apoyo real a Palestina, o que no estén dispuestos a luchar por ésta como, con frecuencia, lo reconocen y declaran; porque, salvo durante los enfrentamiento de 1948, no han tenido oportunidad de hacerlo nuevamente. [27]

No puede soslayarse el hecho que muchos países europeos, después de la segunda guerra mundial, siguieron apoyando el programa antisemita del sionismo. Sólo se opusieron a su programa genocida. Dichos países y EEUU se rehusaron a recibir a los supervivientes judíos del holocausto. Y, en noviembre de 1947, apoyaron el Plan de Partición de la ONU destinado a crear un estado judío sobre territorio palestino, estado en el que se diera cabida a los refugiados judíos no deseados. [28]

Por el contrario, la URSS exigía declarar de inmediato la independencia de Palestina, así como la evacuación de las tropas inglesas de su territorio y el cese del intervencionismo en sus asuntos internos. Se pronunciaba a favor de que en una sesión especial de la Asamblea General de la ONU, se creara un estado democrático independiente que uniera en un todo a árabes y hebreos, estimando que ello era la mejor forma de resolver el problema palestino. Sin embargo, ante el rechazo occidental a su postura, la URSS propuso entonces aceptar la creación de dos estados, uno palestino y otro hebreo. Los sionistas y Occidente impidieron dicha solución, aceptando sólo la creación del estado de Israel con todo lo que ello ha significado. [29]

Pablo Jofré Leal denuncia que calcando el estilo del nazismo contra los judíos, contra los palestinos se registra persecución, odio racial, políticas de exterminio, tortura, humillación, encierro en campos de concentración, guetos, deshumanización del vencido, bombardeo de ciudades con fósforo blanco, ataques con misiles, impedimento del libre desplazamiento y del regreso de refugiados y desplazados, arrasamiento de aldeas, destrucción de viviendas, escuelas, hospitales, corte del suministro de agua y alimentos, arrebato de derechos civiles, impedimento del libre desplazamiento. Todo esto se cuenta sobre el trato que, en el siglo XXI, se impone contra la sociedad palestina, hacinada en la Franja de Gaza o en Cisjordania, las más grandes cárceles a cielo abierto existentes en el orbe. 

Resta saber que Tel Aviv, en junio del 2002, comenzó a edificar un muro que hoy posee una longitud de 723 kilómetros, con un costo de 3.500 millones de dólares, ubicado en un 80% en tierras palestinas. Dicho muro corta Cisjordania separando a las familias e impidiendo a sus pobladores tener acceso a lugares de trabajo, escuelas y hospitales, etc. Con ayuda de Israel, un muro semejante fue construido en los territorios ocupados de la República Árabe Saharaui democrática, separando así a los habitantes de los territorios liberados, de aquellos que ocupa esta monarquía. [30]

Un perverso exabrupto de Benjamín Netanyahu

En su intervención del 20 de octubre de 2015, ante la conferencia del Congreso Sionista en Jerusalén, Benjamín Netanyahu, primer Ministro de Israel, dio su propia versión de cómo a Hitler se le ocurrió quemar vivos a los judíos, achacando dicha responsabilidad a Amin al Husayni -muftí de Jerusalén-, quien según él, el 28 de noviembre de 1941, le expresó al Führer no echarlos, sino quemarlos. Sin embargo, el rechazo a estas declaraciones en el propio Israel no se hizo esperar. Isaac Herzog, líder del partido opositor Unión Sionista, pidió a Netanyahu retractarse de inmediato, aduciendo que con ello se estaba minimizando el mal provocado por Hitler al pueblo israelí. De igual forma actuó Moshé Yalón, ministro de Defensa del llamado país hebreo. [31]

Es “sintomático”, no obstante, que mayoría de portales de internet reproduzcan lo expresado por Netanyahu, sin dar mayor espacio a la reacción palestina ante sus declaraciones. 

Judíos hacia dentro, israelís hacia afuera

Como todo lo relacionado con el estado sionista, el asunto de la ciudadanía en Israel, es tan recovecoso que los funcionarios de fronteras abren un pasaporte para inspeccionarlo y se topan con que lo declarado en este documento es que la nacionalidad del titular del pasaporte es la israelí; empero dentro de Israel, dicha nacionalidad no es reconocida por nadie. De esta forma, el estado sionista logra manipular a su población para evitar que advierta a los refugiados palestinos de sus tierras y para permitirle a millones de judíos no semitas emigrar a la Palestina usurpada. Con ese mismo engaño, encubre la segregación sistémica de los derechos legales entre judíos israelíes y la minoría palestina, la que representa una quinta parte de toda la población. [32]

Hamas quiere recuperar el territorio palestino. No renuncia, entonces, al propósito legítimo de desconocer la existencia del estado israelí, “considera el establecimiento de un Estado palestino totalmente soberano e independiente, con Jerusalén como capital sobre las líneas del 4 de junio de 1967, con el retorno de refugiados y desplazados a sus hogares de los que fueron expulsados como fórmula de consenso nacional”[33]. Mientras tanto, en Israel, 47% de sus habitantes apoya una solución de dos Estados, sobre la base de las fronteras de 1967, contra el 39% que se opone y un 14% que dice no saber. [34]

Israel se siente crecientemente acosado. Teme ser echado de los territorios usurpados a los palestinos. Por eso, desde que se concibiera su creación, el creador del sionismo, Teodoro Herlz previó un "plan A" y un "plan B". El primero resultó ser Palestina. De ahí que sea posible que el sionismo intente aplicar la opción patagónica, intentando reconstruir Israel desde Argentina y Chile. [35]-[36]
___________________________

[1] Listado con cifras de muertos durante la Segunda Guerra Mundial. http://www.lasegundaguerra.com/viewtopic.php?t=19
[3] James Petras “Modernidad y holocaustos del siglo XX. Construcción del imperio y asesinato masivo”. La Haine. 31 de julio de 2006. http://www.lahaine.org/mundo.php/modernidad_y_holocaustos_del_siglo_xx_co
[4] ¿Cuántos judíos murieron en el Holocausto? https://www.stormfront.org/forum/t767793/
[5] Robert Faurisson. ¿CUÁNTOS MUERTOS EN AUSCHWITZ? http://www.vho.org/aaargh/espa/fauris/RF951218esp.html 
[6] Ahmadinejad deja mudo a periodista (NBC) / El Gran Mito del Holocausto judío. https://www.youtube.com/watch?v=J465yy0NYZw
[7] Manuel Moncada Fonseca. Un territorio y una nación inventados por Occidente y el Sionismo https://librepenicmoncjose.blogspot.com/2017/06/israel-un-territorio-y-una-nacion_18.html
[10] Comité Democrático Palestino – Chile. Carta de Albert Einstein, rechazando el sionismo y tratándolos de 'gente criminal y engañadora' http://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=42141
[11] Pedro Varela. El asunto del fraude del “Diario de Anne Frank”. https://cephalea.wordpress.com/2017/06/10/el-asunto-del-fraude-del-diario-de-anne-frank/
[12] Salen a la luz films soviéticos sobre el Holocausto tras años desaparecidos. 26 de junio de 2013 RIA NOVOSTI. https://es.rbth.com/cultura/2013/06/26/salen_a_la_luz_films_sovieticos_sobre_el_holocausto_tras_anos_desapar_29377
[13] Alexéi Timoféichev. La desconocida historia de los soldados judíos en el Ejército Rojo. El archivo Blavatnik. 21 de abril de 2015. https://es.rbth.com/cultura/2015/04/21/la_desconocida_historia_de_los_soldados_judios_en_el_ejercito_rojo_49141
[14] Anatoli Korolev. La contribución de los judíos soviéticos a la Victoria. http://www.voltairenet.org/article125083.html
[15] Emilio Marín. Hipocresías en el 70° aniversario de liberación de Auschwitz. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=194899
[16] Putin reivindica que el Ejército Rojo salvó del exterminio a judíos y europeos. http://www.lasegundaguerra.com/viewtopic.php?p=158098
[17] Israel Shahak. Nazismo - Sionismo: Las Dos Caras de la Moneda. http://nazismosionismo.blogspot.com/2012/03/introduccion-nazismo-y-sionismo-las-dos.html
[18] Del Holocausto a Palestina: Israel y la reedición de un exterminio 
[19] G. Deborin. La Segunda Guerra Mundial. Ediciones en lengua extranjeras-Moscú 1961 
[20] Rodolfo Bueno. El Segundo Frente, Normandía. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=198890
[21] Revcom.us. Palestina: Una historia de ocupación y resistencia. http://revcom.us/a/052/palestinefactsheet-es.html
[22] Pablo Esparza. BBC Mundo. ¿Por qué Estado Islámico e Israel no se atacan mutuamente? 
[23] Mundo Sputnic. ¿Qué hace que Daesh e Israel guarden las distancias? https://mundo.sputniknews.com/orientemedio/201610091063992991-daesh-israel-distancia/
[24] Hispantv. Al-Asad: Israel libra guerra contra Siria a través de terroristas. http://www.hispantv.com/noticias/siria/337899/bashar-assad-israel-rebeldes-terroristas
[25] Almanar. Asesores israelíes dirigieron el genocidio de Ríos Montt en Guatemala. http://spanish.almanar.com.lb/54870
[26] Pablo Jofré Leal. Israel el gendarme de Occidente en Oriente Medio. http://www.hispantv.com/noticias/opinion/74237/sionismo-israel-telaviv-netanyahu-palestina
[27] Joseph Massad. Los propagandistas de Egipto y la masacre de Gaza. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=187976
[28] Joseph Massad. Los últimos semitas. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=168918
[29] Historia Universal. Tomo XI. Capitulo XVI. El Movimiento Antimperialista en los Países de Asia Suroccidental. Academia de Ciencias de la URSS. Editorial Pensamiento, 1977. pp. 434-435. Obra en ruso. 
[30] Pablo Jofré Leal. Israel el gendarme de Occidente en Oriente Medio. Ob. cit. 
[31] RT. ¿No fue Hitler?: Netanyahu desata la polémica al acusar a un palestino de causar el Holocausto. https://actualidad.rt.com/actualidad/189206-hitler-netanyahu-acusa-palestino-holocausto-polemica
[32] Jonathan Cook. Israel no reconocerá una nacionalidad israelí porque pretende mantener el carácter judío a toda costa. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=175651
[33] ElComunista. Hamás acepta creación de Estado palestino en las fronteras de 1967 sin reconocer a Israel. https://elcomunista.net/2017/05/01/hamas-acepta-creacion-de-estado-palestino-en-las-fronteras-de-1967-sin-reconocer-a-israel/
[34] ElComunista. Más de 10.000 israelíes protestan contra la ocupación de Palestina en Tel Aviv. https://elcomunista.net/2017/05/28/mas-de-10-000-israelies-protestan-contra-la-ocupacion-de-palestina-en-tel-aviv/
[35] Informe especial de la Red Kalki. El verdadero plan del Sionismo Internacional Guerra en Medio Oriente: análisis y consecuencias. redkalki@libreopinion.com. https://librepenicmoncjose.blogspot.com/2017/04/el-verdadero-plan-del-sionismo.html
[36] Adrian Salbuchi. La Patagonia argentina y chilena en peligro. https://actualidad.rt.com/opinion/salbuchi/view/37659-patagonia-argentina-chilena-peligro

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total